Abrir Menú Movil
banner 1

Programas para Entrenar

El largo recorrido en el proceso de entrenamiento de un ciclista ha de estar basado en diversos criterios de trabajo y racionalidad científica.

El largo recorrido en el proceso de entrenamiento de un ciclista ha de estar basado en diversos criterios de trabajo y racionalidad científica. Habrá que adaptarse continuamente a las diferentes fases en los años que dura la formación aportando, aparte de afición, voluntad de sacrificio, automotivación y trabajo.

En la adaptación al ciclismo hay que desarrollar la adaptación al esfuerzo, sobre todo para aquellos que no han realizado deporte nunca; y una vez conseguido esto, hay que mejorar y consolidar dicha adaptación al esfuerzo.

Para comenzar hay que realizar pocos kilómetros por carreteras llanas al menos tres días por semana e ir aumentando, si es posible, el número de días hasta cinco. Conforme nos acostumbremos a la posición, al sillín y al esfuerzo hay que ir aumentando el número de kilómetros y el grado de esfuerzo hasta llegar a la meta deseada. Esto conseguirá que aumente el fondo y es sumamente indicado para personas que quieren mejorar su sistema cardio-respiratorio.

Alcanzar metas cortas en el entrenamiento aeróbico y anaeróbico aumentarán la eficacia psicológica y corporal, poco a poco se obtendrá un cuerpo en plenas facultades dentro de las posibilidades. Cada Zona Cardiovascular debe ser programada y un entrenamiento persistente, año tras año, mejorará estos aspectos, disminuyendo el pulso en reposo y estabilizando el porcentaje de grasa.

Es aconsejable tener un buen velocímetro de bicicleta que indique, además de la velocidad instantánea, tiempo transcurrido, cadencia de pedaleo, velocidad media y distancia total y parcial. Es conveniente llevar, además, un pulsómetro para poder controlar y modelar el ritmo cardiaco, es la mejor referencia para un buen entrenamiento. Ambos aparatos nos ayudarán a analizar cada entrenamiento y a programar el siguiente.

Como en todos los deportes, insistimos, es bueno calentar antes del entrenamiento y enfriar después del mismo. El tiempo aconsejable para estos dos periodos debe ser como mínimo de 10 minutos. Si no se realiza calentamiento, con un entrenamiento duro, se pude producir una lesión y además no se deja que el corazón se acostumbre al grado de esfuerzo. En el enfriamiento, transcurridos los diez minutos, se debe continuar hasta llegar al nivel aeróbico bajo. Si por el contrario no se realiza el enfriamiento pueden aparecer dolores musculares al día siguiente.
Logo Evento
Introducción al entrenamiento ciclista

Manuel García Casado

  • 2_Powerade
  • 8_Ciel
  • 6_sportcity
  • 9_Marti
  • 5_CityCafe